Gabriela Sciangula

Gabriela Sciangula

Ayer 22 de noviembre se celebró el día de la Música, una fecha que, por esta pandemia tuvo otras formas de festejo. Por eso, en añatuyaciudad.com.ar,  quisimos homenajear a nuestros músicos, desde la figura de una mujer, ya que la fecha fué impuesta en honor a otra mujer: Cecilia de Roma.

        Indudablemente que cantar es una costumbre, es parte de un aprendizaje generacional, donde las mujeres aparecen como importantes difusoras de la tradición desde el hogar, donde la mayoría de las veces son las que cantan las canciones de cuna, las que imitan sonidos, ritmos e instrumentos. Son las primeras en vincularnos con el canto y saben incentivar desde la primera infancia en el pre-escolar. Continuemos o no en este derrotero, todos, en algún momento, hemos hecho música, de una u otra manera, y en ése hacer, hubo una mujer que nos acercó al mundo de las notas musicales. Por la importancia femenina en la tradición musical de la ciudad, hoy presentamos a una exponente joven que transita estos territorios.

Destacamos la importancia del esfuerzo y el acervo que muchas mujeres llevan consigo desde niñas:   Gabriela reconoce que desde chiquita era histriónica por lo que en cada uno de los actos escolares que había, era ella quien cantaba. Esto se continuó en la escuela secundaria, participando en los intercolegiales, peñas, festivales.

Cuenta que: “-Recien en el 2001 me escucharon y me invitaron a formar un grupo y por ése entonces lo que más sonaba era folclore, asi que hicimos folclore..”

“- Fuimos a competir en varios Pre-Cosquín... un par de años llegamos a estar entre los primeros... también gané en el Festival de aquí... viajamos mucho hicimos peñas,  juntadas... incluso en Santa Fe, grabaron un tema mio...”

“ -Y cuando vi que no podía vivir de esto,  decidí estudiar el profesorado y ahí hubo un paréntesis, porque el cursado, las clases, estudiar te impide ensayar... se nos hacía dificil encontrarnos con los músicos...”

“-...Pero una no abandona... y en ésa busqueda me encontré con todo tipo de musica...con distintas aplicaciones y me animé a cantar otros ritmos y terminé cantando de todo!”

Esto es, a grandes rasgos, la historia de Gaby Sciangula y en este relato, y en sus grabaciones y videos, está demostrado que las voces femeninas son una herramienta de transmisión de lo tradicional y también son un amplificador de aquellas letras plenas de amor y dulzura.