Juries: joven de 21 años, habría matado a su beba recién nacida

Juries: joven de 21 años, habría matado a su beba recién nacida

La fiscal de Añatuya, General Taboada, Florencia Garzón, dispuso ayer la aprehensión de una joven de 21 años y su internación en el Centro Integral de Salud Banda, ya que los forenses habrían concluido “muerte por asfixia” en el caso de la bebita que nació el martes en su casa del Bº Mailín, en Los Juríes.

Veinticuatro horas después del horror, la incipiente investigación dio un giro de 180º, ya que para los expertos la bebita nació viva y fue ultimada.

El parto se produjo el martes en el baño de la vivienda de la joven parturienta. Hasta ingresar al baño muy descompensada, la familia de la joven desconocía que se encontraba embarazada, se supo en esferas policiales.

“Pásenme una toalla, un balde y ropa”, habría gritado la joven a una sobrina, víctima de una descompensación que le provocó mareos, vómitos y caídas.

Dos horas habría permanecido en el baño desvariando, sin que su familia alcanzara a establecer el porqué.

Cuando abrió la puerta, la joven lucía muy demacrada y con sangre. Su padre acudió a socorrerla. Primero, la llevaron al hospital y los médicos alertaron a la policía y a la Fiscalía.

Allí arribó luego el padre con un balde que contenía el cuerpo de una beba recién nacida. La fiscal ordenó la autopsia, la cual fue realizada ayer en el Hospital de Añatuya.

Informes

Al mediodía, los forenses habrían sido categóricos: “Muerte por asfixia”. Ello modificó todo el contexto y provocó la inmediata aprehensión de la joven, al parecer imputada por “homicidio calificado por el vínculo”, reprimido sólo con prisión perpetua.

La paciente fue alojada en el Cis Banda y ya cuenta con custodia policial.

Mientras, la fiscal esperará la luz verde, es decir el alta de los médicos para la indagatoria correspondiente.

La Fisicalía habría requerido ayer un examen psiquiátrico, a fin de que los expertos evalúen la salud mental de la joven que habría asesinado a su beba.

De acuerdo con todos los testigos que desfilaron por la policía, quienes declararon en la Seccional 48 de Los Juríes, la joven dijo muchas incoherencias, dentro de un desvarío cuya explicación Garzón procura descifrar desde la psicología.

Asimismo, la funcionaria facultó a los investigadores a desandar en la historia de la parturienta. Su padre habría declarado que ya tiene otra hija adolescente-mamá y que en modo alguno habría reaccionado molestándose.

Otro aspecto ignorado es la paternidad de la beba, algo que la joven evitó exponer en las primeras 24 horas tras el horror en el baño de su casa. Una vez que los interrogantes básicos estén canalizados y resueltos en la psicología, Garzón dará los próximos pasos en la investigación.