Mientras purgaba condena, un reo habría abusado de su propio hijo, un niño de sólo siete años

Mientras purgaba condena, un reo habría abusado de su propio hijo, un niño de sólo siete años

El juez de Control y Garantías de Añatuya, Álvaro Mansilla, dictó ayer la prisión preventiva para un presidiario, acusado de ultrajar sexualmente a su propio hijo de 7 años en el departamento Avellaneda.

"Abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado por la convivencia y condición de guardador", serían las imputaciones enrostradas por la fiscal Alejandra Sobrero.

Todo se precipitó a fines del 2021 cuando una mujer denunció que un nene de 7 años había sido vejado por su tío, de 14. Actuó la Fiscalía y confirmó el abuso, pero también el menor añadió que su padre biológico habituaba hacerle "malas palabras".

Traducido al lenguaje judicial, el pequeño reveló que la expareja de su madre lo abusaba sexualmente, lo cual fue ratificado con los informes médicos: abuso de antigua data.

Así, adquirió entidad un presidiario, condenado a 3 años de prisión en suspenso en el 2020. Después de un año preso, había recuperado la libertad, pero purgando esos 3 años de condena ya reintegrado a la sociedad.

Así, la fiscal Sobrero lo imputó en diciembre pasado, ante firmes sospechas de ser el autor de los ataques sexuales: según la víctima, su padre lo violaba en el baño, en las habitaciones y otros lugares de su casa.

En Cámara Gesell, el niño no habría acusado al tío de 14 años, sino solamente a su propio padre.

Durante una encendida batalla judicial, Sobrero abogó por la prisión preventiva del reo. En tanto, la defensa sugirió que el menor no fue convincente o contundente, requisitos que juzgó tornaban insuficientes para el dictado de una resolución de tamaña magnitud.

Escuchadas las partes, el magistrado se nutrió del categórico informe de que el niño presenta vejaciones múltiples.

Sin más vueltas, dictó la prisión preventiva del padre y, con ello, otorgó más que tiempos clave a la Fiscalía, en su propósito de fortalecer el proceso con un alto caudal de pruebas contundentes.