Prendió fuego a su pareja, escapó y el hijo de la víctima casi lo mata a golpes

Prendió fuego a su pareja, escapó y el hijo de la víctima casi lo mata a golpes

El hombre acusado de rociar con nafta y prender fuego a su pareja, que falleció tras sufrir quemaduras en el rostro y cuello, al ser atacada en su casa del partido bonaerense de General Rodríguez, se negó a declarar este viernes y continuará detenido.

Se trata de Martín Ariel Jaime (42), quien fue indagado por la fiscal María Gabriela Urrutia, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 10 del Departamento Judicial de Moreno- General Rodríguez.

Voceros judiciales informaron que la fiscal Urrutia le imputó a Jaime el delito de "homicidio calificado por mediar violencia de género" -cuya pena en expectativa es la de prisión perpetua- en perjuicio de Roxana Romina Olivera (40).

De acuerdo con las fuentes, el hombre fue asistido por un abogado particular y se negó a declarar, tras lo cual quedó formalmente detenido. La fiscal Urrutia, por su parte, aguardaba aún el informe preliminar de la autopsia al cuerpo de Olivera.

El hecho investigado, que fue primicia de cronica.com.ar, ocurrió hace una semana en una vivienda de las calles Vengochea y Urquiza, de la localidad de Las Malvinas, en General Rodríguez, donde vecinos llamaron al 911 al ver a Olivera salir de la casa gravemente herida.

Al arribar al lugar, los policías constataron que la mujer había sido rociada con nafta y prendida fuego, a raíz de lo cual presentaba quemaduras en el rostro y cuello, por lo que fue trasladada de urgencia por el Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) al Hospital Vicente López y Planes, donde quedó internada en grave estado hasta que el jueves finalmente falleció.

En las últimas horas del jueves, el concubino de la víctima, quien hasta entonces estaba prófugo, fue localizado en la esquina de La Rioja y Santa Cruz, en General Rodríguez, por un hijo de la mujer, que avisó a la Policía.

Según las fuentes, Jaime intentó escapar, por lo que el hijo de la víctima logró reducirlo y golpearlo junto con vecinos del lugar.

Posteriormente, personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de General Rodríguez llegó al lugar y lo encontró tendido en el suelo con el rostro ensangrentado y lo detuvo.

De acuerdo con las fuentes, la víctima tenía cuatro hijos, dos mayores de edad de una pareja anterior, y dos, de 5 y 7 años, en común con el imputado. Ambos niños quedaron al cuidado de la hija mayor de la víctima, indicaron los informantes.

Fuentes judiciales informaron que, debido a su estado de salud, la mujer nunca pudo declarar ante la fiscal Urrutia.