UN COLECCIONISTA AÑATUYENSE, EN SU DIA

UN COLECCIONISTA  AÑATUYENSE, EN SU DIA

El 7 de enero es la fecha en la que se celebra a los que tienen el desafío de recopilar y preservar objetos de distintas características como estampillas, billetes, monedas, juguetes, etc. El coleccionismo es un hobby o afición que consiste en juntar o agrupar objetos de una misma categoría. Es bien variado el tipo de colecciones que existen hoy en día y depende de los gustos personales de cada uno. Muchos coleccionistas realizan varias colecciones buscando elementos según su tamaño, por ejemplo, lo que les permite mayor amplitud de colecciones.

Añatuya cuenta entre sus habitantes con varios coleccionistas. En esta ocasión visitamos a Raul Sánchez, quien comenzó desde pequeño coleccionando revistas de automóviles, motociclismo y de historietas argentinas como LUPÍN, una revista que inició a publicarse en los años 60 y que tenía la caracterísitca de incluir en sus últimas páginas, un contenido técnico de aeromodelismo.

Raúl vive en el barrio Belgrano de la ciudad y nos cuenta que su pasión por coleccionar autos se inició allá por el año 2.000, incentivado por un amigo, quien, al ver las revistas guardadas y preservadas, le sugirió agregar autos pequeños a esta colección.

El primero que integró esta colección fué un camión amarillo que lo tiene y preserva de su infancia, recuerda que  tenía 8 años cuando jugaba con él.

Su actual colección es incalculable e incluye todo tipo de transportes y vehículos, no solo automóviles, sino también motos, máquinas viales, de campo, bicicletas, helicópteros, etc. Desde los más antiguos hasta los modelos más modernos que surgieron en el mercado. Carretas, las primeras bicicletas; los vehículos de las series más reconocidas; tractores fabricados en hierro y chapa, réplicas exactas que conservan los más mínimos detalles.

Además de la variedad de modelos y marcas está tambien a la vista la variedad de materiales de las piezas: camiones antiguos construidos en chapa, en madera y sus preferidos: los juguetes fabricados en plástico inflado.

Orgulloso nos cuenta que él mismo reconstruye juguetes que encuentra o que le regalan, pues muchos fueron rescatados del basural o de las calles y por supuesto, éstas piezas son las que tienen un valor agregado para Raúl, pues llevan su propio sello.

Esta apasionante colección la expone de manera ordenada en dos habitaciones de su vivienda. Los ha colocado siguiendo distintos parámetros: según tamaño, las marcas, modelos, versiones y acabados de coches. A diario se encarga de ambientar su exposición con la réplica de logos, agregado de muñecos, y todo lo que haga aún más entretenida esta expo.

Y algo para destacar de nuestro coleccionista estrella, es que su pasión no sólo se limita a reunir piezas y exponerlas, sino también, se encarga de llevar a los niños más necesitados, la alegría que dan los juguetes. Nos cuenta que luego de superar una dificil enfermedad, se dedicó a regalar muchos autos que tenía guardados y otros juguetes que compró. Decidió entregarlos en jardines de infantes de la zona rural y de la periferia añatuyense. Hoy, muestra orgulloso los dibujos, fotos y escritos que recibió de los niños y las maestras como muestra de agradecimiento y destacan ese espiritu solidario que todos reconocen en Raúl

Nos despedimos, pero aún queda mucho por mirar en detalle, nos falta tiempo para seguir recorriendo y aprendiendo de cada una de las piezas de esta gran colección.

Antes de irnos, decidimos hacer una foto más y mostrar la manera con la que nos dió la Bienvenida a su mundo: encendiendo luces y música en una mágica réplica de un circo que él mismo fabricó. Y así finalizamos: invitando a quienes quieran conocer la enorme colección de Raúl Sánchez, llegar hasta el sector del barrio Belgrano, donde se ubica un atractivo más de esta ciudad que tiene tanto para presentar  y enorgullecerse.